Invertir en la agricultura, una megatendencia anunciada.

En el mundo de las inversiones, existen sectores muy populares, como la tecnología o las energías renovables, sin embargo, Luis Torras, economista, consultor financiero y gestor de fondos, considera que, aunque no posea tanto poder mediático, la agricultura es una de las megatendencias de inversión más pronunciadas  para inversiones a largo plazo.

El sector agropecuario, a pesar de ser un sector estratégico e importante en términos de generación de empleos, cuenta con grandes problemas de organización y desarticulación. Debido a esto, existe la oportunidad de capitalizar y profesionalizar bastantes áreas. A la par, la agricultura sufre de aproximadamente tres décadas de atraso en las inversiones, en un contexto de población creciente y de larga esperanza de vida, donde aumentar los volúmenes de alimentos se hace cada vez más necesario.

De acuerdo con el artículo de Luis Torras, la población mundial se estima en aproximadamente 7,000 millones y se espera que supere el margen de 9,000 en 2050. Por lo anterior, se asume que los grandes motores que estimulan la demanda de alimentos son el aumento poblacional, y por otro lado, los cambios socioeconómicos en gran parte de Asia, continente donde se espera que vivan tres cuartas partes de la población mundial en treinta años. De acuerdo con datos del World Resources Institute, la demanda de alimentos subirá un estratosférico 70% en dicho periodo.

El experto señaló que el número de hectáreas agrícolas per cápita ha descendido de 0.35 a finales de los sesentas, hasta 0.19 hectáreas en el presente. En este sentido, los márgenes de productividad han mejorado con la implementación de técnicas de cultivo más eficientes, la aplicación de pesticidas y fertilizantes de mayor calidad, adquisición de maquinarias y sistemas de riego, que en el caso de los países en desarrollo, todavía existe la oportunidad de aumentar la productividad mediante la atención en dichos puntos, en contraste, algunos países desarrollados están en una especie de fase de estancamiento, para atender esta situación, se necesitan buscar nuevas maneras de hacer crecer el rendimiento de los cultivos.

Las palancas para incrementar la producción, como la monitorización digital de los cultivos, el desarrollo de robots, drones, la agricultura de precisión, mejoras en las máquinas y en la genética de las plantas, forman lo que el Dr, Klaus Schwab llama ¨la Cuarta Revolución Industrial”, la cual, se dedica al campo de investigación para el desarrollo de soluciones que alimenten mejor al creciente número de pobladores del planeta. Dichas alternativas deben acompañarse de técnicas de gestión y logística cada vez mejores, con la finalidad de ¨reducir la gran cantidad de alimentos que aún se malgastan hoy en día¨ (Luis Torras).

Después de todo, la agricultura puede ser la llave maestra para enfrentar algunos grandes retos mundiales, como es el cuidado del medio ambiente o el acceso seguro al agua potable, el crecimiento de la economía, el mantenimiento de la salud y  la seguridad alimentaria. Por ello, el potencial de la inversión en el sector, es alto y muy diverso y seguramente existe un rubro adecuado para los intereses particulares de cada inversionista, de allí, el atractivo de invertir en la agricultura que se convirtió en una megatendencia desde hace varios años.

Fuente:

https://es.weforum.org/agenda/2017/09/la-importancia-de-invertir-en-agricultura/

Artículo publicado el domingo 13 de enero en la sección de Agronegocios del periódico Noroeste, por el Departamento de Estudios y Análisis Económico.