La información, el nuevo cultivo valioso.

Las grandes empresas como Bayer, Syngenta, Dow-Dupont y BASF se están preparando para explotar el nuevo negocio de la agricultura, que se basa en la información y la tecnología.

Actualmente estas compañías usan datos como, rendimientos, uso de fertilizantes, rotación de cultivos, y una docena de otras variables obtenidas de diferentes agricultores, para alimentar softwares que permiten predecir la combinación de semillas, fertilizantes, e irrigación que colaboren a maximizar los rendimientos.

Ben Riensche, un productor con 4,850 hectáreas de maíz y soya a las afueras de Jesup, Iowa, señala que el futuro es el análisis de los datos y la tecnología. Él tiene 6 años inscrito al servicio de análisis de información de Climate Corp., una unidad de negocio de Bayer AG, en donde el alimenta sus datos y con ello ha logrado reducir el uso de semilla en 6% y el del fertilizante en 11%.

“Antes, no había una receta secreta, todo consistía en tomar notas y hacer observaciones de campo”, dice Ben. “Ahora tenemos todas estas herramientas digitales”.

Esto a su vez, le permite a la empresa que recibe los datos, ir generando más información que puede combinar con registros históricos para comercializarla de nuevo, e impulsar la venta de productos, mientras que compensa sus ingresos con las cuotas de suscripción que los agricultores pagan por las recomendaciones de combinación de semillas, fertilizantes, cuando sembrar y cuando rociar.

Este concepto, no es algo nuevo, ya que en 1980 se recolectaba información del suelo y se guardaba en disquetes de seis pulgadas para ayudar a calcular la necesidad de fertilizantes, sin embargo desde la llegada de Internet, las empresas han creado bases de datos cada vez más grandes que permiten mejorar sus recomendaciones.

Estas prácticas se han acelerado a medida que se facilita la obtención de datos, ya que ahora se consigue de manera directa a través de los teléfonos inteligente u otras tecnologías como los drones que fumigan los cultivos para maximizar el rendimiento en cada metro cuadrado.

Conforme los agricultores suministran información a cambio de consejos personalizados, las computadoras los combinan con los datos de otras granjas y luego aplican inteligencia artificial para hacer mejores predicciones. “Es un ciclo virtuoso, ya que la expansión crea más datos y mejora los algoritmos, lo que lleva a mejores recomendaciones para los agricultores y a obtener más datos”, dice Gunther Zechmann, analista de Sanford C. Bernstein & Co.

Para mediados de la próxima década se espera que este negocio de agricultura digital valga miles de millones de dólares al año. Pero mientras que las compañías reúnen sus bases de datos, las tarifas de suscripción (regularmente de más de $ 2.47 dólares por hectárea) aún no cubren el costo de funcionamiento de los sistemas. El negocio “definitivamente es comercialmente viable, pero parte de él también se está construyendo para el futuro, porque en el futuro se trata cada vez más de la minería de datos”, dice Hans-Ulrich Engel, director financiero de BASF SE. “Con el tiempo, se verá cómo ponerle precio a los productos y servicios. El mercado todavía se está moviendo ” agrega.

La carrera por este negocio, está llevando a las empresas a acumular datos de miles de granjas. Después de la adquisición de Monsanto por 66 mil millones de dólares, Bayer lidera el camino con acceso a la información de 64.7 millones de hectáreas. BASF, Syngenta y Dow-DuPont luchan por el segundo puesto, aunque es difícil decir quién está por delante, ya que evalúan su superficie de manera diferente. “Apenas estamos construyendo estos modelos, pero mientras más datos mejor”, dice Dan Burdett, quien encabeza los esfuerzos digitales de Syngenta, que se está expandiendo rápidamente después de que China National Chemical Corp., compró la compañía suiza el año pasado por $ 47 mil millones de dólares.

Fuente: Bloomberg “Data Becomes Cash Crop for Big Agriculture”

https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-03-13/data-becomes-cash-crop-for-big-agriculture

Departamento de Estudios y Análisis Económico