Adaptaciones de maquinaria para reducir costos
julio 1, 2019

A pesar del clima, EU siembró más maíz qué en 2018

Este viernes el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) emitió su reporte de hectáreas sembradas para 2019, donde contrario a las expectativas de los analistas incrementó la superficie sembrada de maíz para este año.

Durante el periodo de siembra de maíz de Estados Unidos (abril-junio), las principales zonas productoras presentaron excesos de humedad que retrasaron y dificultaron la colocación de semillas, aun así, de acuerdo con el reporte emitido por el USDA, este año se lograron sembrar 37 mil 110 hectáreas (has.), 3% más que el año pasado (36 millones 69 mil has.), y muy por encima de los cálculos de los analistas que predecían que la institución reduciría a 35 millones de hectáreas la superficie.

Sin embargo, el USDA tomó en cuenta los efectos del clima y pronosticó que se cosecharán el 91% de lo sembrado, es decir 33 millones 830 mil hectáreas, aun así, un 2% más de las 33 millones 079 hectáreas cosechadas en 2018.

Pero considerando el rendimiento promedio de 10.42 toneladas por hectárea calculado en el reporte mensual de “Estimación de oferta y demanda mundial de productos agrícolas” de junio, la producción de maíz sería 4% menor que en la temporada 2018, ya que pasaría de 366 millones 290 mil toneladas (rendimiento de 11.07 toneladas por ha.) a 352 millones 509 mil toneladas en 2019.

Sin embargo a pesar de las cifras, los datos presentados tuvieron un efecto negativo en la cotización de maíz el viernes, ya que el precio a julio cerró en 165.39 dólares por tonelada (3,964.5 pesos por tonelada considerando la base y tipo de cambio fix del viernes), 4.5% menos que la sesión anterior.

Otra de las sorpresas de este reporte fue el área de soya, ya que se sembraran 32 millones 374 mil hectáreas, 10% menos que el año pasado, y muy por debajo de las superficie sembradas de maíz, cuando en años pasados se encontraban en niveles similares.

Esto significa que aún con los retrasos que presentó el grano por el exceso de humedad, prefirieron al maíz antes que a la leguminosa, pese a que este último tiene un periodo de siembra más tardío. Una clara consecuencia de la guerra comercial de China y Estados Unidos, que debido al arancel impuesto ha incrementado los inventarios y dificultado la comercialización de la soya.

Por lo tanto habrá que seguir las negociaciones entre las dos naciones y esperar un pronto acuerdo para que se libere la soya y que el próximo año más agricultores norteamericanos se decidan por este cultivo y baje la presión al maíz y por ende a su precio. Por lo pronto es buena que vayan a tener menos grano que el año pasado (aun cuando se esperaba mucho menos) y se deberá dar seguimiento a la calidad de sus cultivos para ver si realmente tendrán los rendimientos estimados o serán mayores o menores.

Departamento de Estudios y Análisis Económico AARC